4 paraísos para entrar en 2011

Verano en isla Mauricio
En realidad, siempre es verano en el Índico, aunque agosto es el mes más frío y tormentoso del año. Nuestro invierno es su verano, cuando la isla se parece más a esa postal idílica con la que todos soñamos los días grises. Allí acaba de reabrir sus puertas (en noviembre) el Trou aux Biches Resort, tras una reforma completa que ha durado dieciocho meses. Es un hotel amplio, de 337 habitaciones, situado a pie de una de las mejores playas del noroeste de la isla, con opciones para todas las necesidades: para parejas (habitaciones junior suite, algunas con piscina privada, terraza y acceso a la playa) o familias, villas de dos o tres habitaciones que son residencias privadas con las ventajas de tener al alcance de la mano los servicios generales de este gotel de la cadena Beachcomber. No hay vuelo directo, y el paquete con cualquier agencia no suele ser barato (a partir de 2.000 euros), pero todos los sueños tienen un precio.

 

Suiza: glaciares, esquí y Churchill
La postal blanca no puede faltar entre los planes de fin de año. Nos vamos al glaciar Aletsch para descubrir una lengua de hielo de veintitrés kilómetros. Es una autopista blanca que zigzaguea entre las altas cumbres del conjunto de montañas Jungfrau-Aletsch-Bietschhorn, en el sur de Suiza. Desde el mirador de Bettmerhorn, a tres mil metros de altura, este inmenso glaciar alpino se nos antoja una especie en peligro de extinción. Los glaciares son masas de hielo formadas por la compactación de la nieve. Un bellísimo prodigio de la naturaleza, incluido por la Unesco en su listado de Patrimonio de la Humanidad. En los alrededores, las estaciones de Zermatt o Sass Fee. Y para dormir, el Pro Natura Zentrum Aletsch alquila las habitaciones de la residencia Cassel, donde se alojó Winston Churchill. En las afueras de Riederalp.

 

Un crucero en los Mares del Sur
El Pacífico Sur (Tahití, Moorea, Bora Bora), el paraíso al que huyeron exploradores y navegantes como James Cook o pintores como Paul Gauguin, es otro de esos horizontes que merece la pena ver al menos una vez en la vida. El Royal Princess, un barco pequeño, de 710 pasajeros, realizará trece cruceros por esta zona hasta la primavera de 2011. Uno de ellos sale el 29 de este mes del puerto de Papeete, con once días de navegación por delante. La Penthouse Suite con balcón cuesta 3.699 euros, aunque también se pueden encontrar camarotes con balcón desde 900 euros por persona (más 279 euros de tasas). El viaje incluye dos días completos en Bora Bora.

 

El barco más grande del mundo
Acaba de salir de los astilleros y de ser inaugurado oficialmente en Miami. El Allure of the Seas, de Royal Caribbean, es el nuevo crucero más grande del mundo, con 16 cubiertas, capacidad para 5.400 pasajeros en 2.700 camarotes y organizado en siete vecindarios diferentes. Este barco alternará itinerarios de siete noches en el Caribe occidental (con escalas en Haití, Jamaica y México) y el Caribe Oriental (con paradas en Bahamas, St. Maarten y St. Thomas) con salida desde Port Everglades en Fort Lauderdale, Florida. El fin de año estará en el Caribe oriental.

This entry was posted in Home.